Aunque se trata de una línea de servicios que venimos prestando desde hace tiempo, lo cierto es que últimamente hemos detectado un mayor interés de nuestros clientes en solicitar de nuestra firma el diseño de una estrategia legal, para el día a día así como de futuro.

Creemos que es un avance serio en la concepción de la abogacía que se confíe en nosotros para dotar a lo cotidiano de una vertiente jurídica que haga mejor nuestra vida, tanto desde la óptica del cliente persona física como persona jurídica. Disponer de una estrategia legal para evitar problemas legales, para alcanzar una serie de objetivos, se perfila como una opción muy interesante y que la clientela en general debería plantearse con más profundidad.

No se trata solo de tenerlo todo muy claro y una estructura contractual que sirva como “cortafuegos” a los problemas cotidianos, se trata también de prevención y consecución de objetivos. Aspectos como quién sería el tutor de nuestros hijos en caso de fallecimiento de los padres o cuál sería el futuro de mi empresa si a mí me pasa algo, aspectos como la configuración adecuada del régimen económico matrimonial para supuestos de crisis, un planteamiento fiscal adecuado para pagarlo lo procedente pero con la debida optimización de los recursos por ejemplo, son cuestiones de indudable importancia en la que los abogados podemos ayudar y mucho a nuestros clientes.

Esta dimensión del servicio jurídico tiene mucho recorrido y os invitamos a conocerlo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies